FAQ

¿Ventilación híbrida o mecánica?

La ventilación híbrida es el tipo de ventilación que funciona como una ventilación natural si las condiciones meteorológicas son favorables y como un sistema de ventilación mecánica cuando las condiciones no son las adecuadas. 

En un sistema de ventilación natural, las diferencias de presión que mueven el aire son más bajas que las necesarias en un sistema mecánico. Para que un sistema híbrido funcione correctamente se debe diseñar con las exigencias de un sistema natural para que la instalación genere la mínima pérdida de carga posible y las pequeñas diferencias de presión puedan mover el aire.

Por este motivo las secciones de los conductos tienen que ser grandes y además únicamente pueden ser verticales, sin codos o elementos que generen pérdidas de presión. Todos los elementos de ventilación deben estar especialmente diseñados para sistemas híbridos garantizando el correcto funcionamiento del sistema.

En la ventilación natural el tiro está generado por dos factores climatológicos:

Temperatura:
Cuando la diferencia de temperatura entre interior y exterior es suficientemente alta se produce un tiro natural porque el aire caliente, de menos densidad, tiende a subir hacia arriba. A mayor diferencia de temperatura, más tiro natural se genera.

Viento:
Cuando el viento es suficientemente fuerte se genera una diferencia de presión entre la fachada y la boca de expulsión situada en cubierta que facilita el tiro natural.

Hay que tener en cuenta que cualquier sistema de ventilación debe garantizar los caudales mínimos exigidos por el CTE. Estos caudales mínimos son muy elevados de manera debemos ser conscientes que se necesitan unas condiciones climatológicas muy exigentes para poder garantizar el tiro natural.

Ventilacion hibrida

Para poder determinar si es viable realizar el sistema de ventilación mediante un sistema híbrido se debería analizar los datos meteorológicos detallados en cada zona. Ejecutar un sistema de ventilación híbrido según el CTE sin garantías de su correcto y eficaz funcionamiento de forma natural no tiene sentido.

En situaciones óptimas, un sistema de ventilación híbrido genera ahorros porque el extractor no tiene que estar funcionando permanentemente. Aun así, con las condiciones climatológicas de España que no facilitan el funcionamiento natural la mayor parte del año es muy difícil justificar el ahorro dado que la instalación de un sistema híbrido es más cara y complicada. Además, en épocas de frío, cuando el sistema funciona mejor naturalmente, puede producirse una pérdida energética más elevada que en los sistemas mecánicos ya que las viviendas pueden estar sobreventiladas al extraer caudales más elevados que los exigidos por el CTE si el sistema está bien diseñado.

La ventilación mecánica es el tipo de ventilación en el que la renovación del aire se produce mediante la utilización de aparatos electromecánicos dispuestos a tal efecto. Los caudales en un sistema mecánico no están afectados por  las condiciones climatológicas. Además, las diferencias de presión están generadas por los extractores de manera que pueden ser más altas y controlables, factor que ofrece una clara ventaja en el diseño y la instalación. Un sistema mecánico permite mucha flexibilidad en el diseño de los conductos al no tener límites de longitud ni restricción de los ramales horizontales.

Más información