Proyecto de ventilación mecánica

En un sistema de ventilación mecánica la renovación del aire interior se produce mediante la utilización de aparatos electromecánicos dispuestos a tal efecto. La admisión del aire se produce por la fachada mediante aireadores situados en los locales secos (salas y dormitorios), el aire circula por dentro de la vivienda través de aireadores situados en las puertas interiores y la extracción se realiza desde los locales húmedos por conductos mediante extractores mecánicos situados en la cubierta del edificio.

 

Para garantizar el correcto funcionamiento de la ventilación, el CTE exige equilibrar los caudales de admisión y de extracción a 0, de manera que se tomarán como mínimos los de mayor valor y se deberán corregir los de menor valor para tener el mismo caudal de entrada y de salida.

 

Una buena herramienta para el diseño de la ventilación y para poder conocer ciertos valores energéticos es definir el porcentaje de renovación para las viviendas. El valor óptimo es difícil de determinar porque la sensación de renovación, cuando el aire es fresco, es subjetiva. Según estudios europeos, en situaciones normales, una renovación del 70% del volumen de la vivienda por hora es suficiente y garantiza que la inmensa mayoría de personas sienta una buena calidad del aire.

 

Es importante un buen cálculo y diseño de los elementos de ventilación para conseguir la eficiencia del sistema y así garantizar que la circulación del aire se produzca a través de los aireadores y no a través de vías incontroladas como fisuras, elementos de instalaciones o zonas comunes.

Más información